STREAMING NOW: Watch Now

La decisión imposible para una madre: arriesgarse a ser violada por alimentar a su familia, o morir de hambre

Nota del editor: CNN se compromete a cubrir la desigualdad de género donde sea que ocu...

Posted: Aug 4, 2018 11:33 AM
Updated: Aug 4, 2018 11:33 AM

Nota del editor: CNN se compromete a cubrir la desigualdad de género donde sea que ocurra en el mundo. Esta historia es parte de As Equals, una serie de contenidos de un año de duración.

Juba, Sudán del Sur (CNN) - En un camino de tierra salpicado de buganvillas de color rojo brillante, las mujeres con vestidos hasta los tobillos se reúnen en grupos de cinco o más antes de aventurarse en el bosque.

Justo fuera del campo de refugiados más grande en Juba, la capital de Sudán del Sur, prepararon en sus manos hoces para cortar leña, las mujeres dicen que ir juntas les ofrece una pequeña sensación de seguridad, un poco de protección y la seguridad de que si algo les sucede dentro del bosque una de ellas podría escapar para avisar a alguien.

Dentro de cuatro o cinco horas, volverán al campamento, dice uno de ellas.

"Si Dios quiere", añade otra.

En los cinco años de la guerra civil de Sudán del Sur, 1,9 millones han huido a campamentos dentro del país, donde la ONU proporciona protección física y raciones de alimentos en medio de una hambruna.

MIRA: ONU: tropas de Sudán del Sur violaron sistemáticamente a niñas y mujeres

Las mujeres de Sudán del Sur esperan que otras se unan en el camino hacia el bosque para obtener leña. (Crédito: Hannah Reyes Morales)Las mujeres de Sudán del Sur esperan que otras se unan en el camino hacia el bosque para obtener leña. (Crédito: Hannah Reyes Morales)

Para cocinar las raciones de comida, debe recogerse leña, tarea que recae en las mujeres.

"Si estás en el bosque para recoger leña y los soldados te ven, te violarán", dijo Nykeer Mut, la líder de una de las zonas del campamento.

"¿Pero qué se supone que debemos hacer?".

Las mujeres saben de los peligros, dijo. Han oído hablar de aquellas que, lejos de la protección de la navaja de afeitar del campo y los soldados de la ONU, fueron violadas, torturadas y secuestradas. O lo han experimentado ellas mismas.

Con base en entrevistas, la ONU estima que el 70% de las mujeres que viven en campamentos han sido violadas. Desde el comienzo del conflicto en 2013, los soldados del ejército de Sudán del Sur han sido acusados de usar la violación y otras formas de violencia sexual como táctica de guerra. Fuera del campo de refugiados, cuando las mujeres llegan al bosque, los soldados a menudo ya las están esperando, contó Mut, que fue violada.

Nykeer Mut, una líder de mujeres de una de las zonas del campamento, dice que fue violada en su camino para conseguir leña. (Crédito: Hannah Reyes Morales) Nykeer Mut, una líder de mujeres de una de las zonas del campamento, dice que fue violada en su camino para conseguir leña. (Crédito: Hannah Reyes Morales)

MIRA: Amnistía Internacional: Ejército de Sudán del Sur 'asfixió a 60 hombres y niños'

Mut contó que, cuando la violaron, varios soldados aparecieron y que fueron a por su hija de 10 años, que estaba ayudando al grupo. "No podía dejar a mi hija", relató Mut.

Mientras ataban las manos de Mut a sus espaldas, hablaron sobre cuán joven parecía la niña, dijo Mut.

"Dijeron: 'Vamos a violar a la madre'".

Un soldado empujó a Mut al suelo. Otros dos inmovilizaron a la niña, obligándola a mirar.

El Gobierno no ha respondido a las solicitudes de comentarios, pero un portavoz del Gobierno le dijo a Al Jazeera en septiembre pasado que los soldados que son violados son castigados. El mismo vocero también cuestionó los reclamos de las sobrevivientes.

La hija de Mut, que presenció la violación, fue fotografiada en su casa en el campamento. (Crédito Hannah Reyes Morales).La hija de Mut, que presenció la violación, fue fotografiada en su casa en el campamento. (Crédito Hannah Reyes Morales).

Otras cuatro residentes del campamento dijeron que también habían sido atacadas en el bosque, y varias más dijeron que la violación y el asalto son comunes.

Christine Ayoo, la directora de un centro del Comité Internacional de Rescate donde se registran casos de violación en el campamento, dice que tales ataques ocurren todos los días.

Hace unos meses, un grupo buscaba un pequeño grupo de mujeres que habían desaparecido en el bosque. Encontraron restos colgando de cuerdas en un árbol, seis en total. El número no coincide con el grupo que falta, lo que sugiere que encontraron otro grupo. "Pero no pudimos identificarlos más", dijo Ayoo.

MIRA: Pandillas usan cuerpos de mujeres para "venganza y control" en El Salvador

Angeline, una mujer de Sudán del Sur, fotografiada haciendo un fuego en su cocina. (Crédito: Hannah Reyes Morales)Angeline, una mujer de Sudán del Sur, fotografiada haciendo un fuego en su cocina. (Crédito: Hannah Reyes Morales)

La solución que Mut, Ayoo y otros sugieren podría ser simple: si cada familia recibiera carbón o leña, ya nadie tendría que aventurarse fuera.

Los civiles de Sudán del Sur enfrentan muchos desafíos calamitosos. Una hambruna en curso actualmente está amenazando la vida de unos 5,7 millones de personas, y las organizaciones humanitarias están luchando para obtener ayuda de emergencia para los hambrientos. Solo este año, 20.000 han huido de la inseguridad y el hambre hacia la vecina Etiopía. Actualmente se está discutiendo un acuerdo de paz, pero tales acuerdos se han hecho en el pasado, y la esperanza de una resolución real es baja.

Hasta el momento, la ONU ha recibido solo alrededor de una quinta parte de los fondos que ha solicitado.

"Estamos en un entorno totalmente carente de recursos en el que realmente solo estamos tratando de salvar vidas", dijo Andrea Cullinan, coordinadora de violencia de género del Fondo de Población de las Naciones Unidas en Sudán del Sur.

Si hubiera suficientes fondos, dijo Cullinan, las ONG podrían buscar alternativas, aunque estas solo mitigarían los riesgos y no abordarían la causa raíz de la epidemia de violación: la desigualdad de género.

La guerra civil, el derrumbe del estado de derecho y la impunidad de los perpetradores ha empeorado la situación, dijo Cullinan, "pero si no tuvieran normas patriarcales que coloquen las expectativas tradicionales sobre las mujeres, entonces no habría violencia de género".

Un centro para niñas dentro del campamento, donde, entre otras cosas, aprenden qué hacer si un hombre intenta violar a uno de ellas mientras recoge leña. (Crédito: Hannah Reyes Morales).Un centro para niñas dentro del campamento, donde, entre otras cosas, aprenden qué hacer si un hombre intenta violar a uno de ellas mientras recoge leña. (Crédito: Hannah Reyes Morales).

Con el arraigado patriarcado de Sudán del Sur, la posibilidad de que las niñas obtengan una educación es más difícil que en cualquier otro lugar del mundo; tan difícil, de hecho, que es más probable que hayan estado casadas en la adolescencia que en la escuela primaria.

MIRA: Falta de oportunidades y desigualdad de género persisten en América Latina, según informe

Su papel es el de obedientes hijas, hermanas y esposas, sus dominios se restringen a la guardería y la cocina. Es también por eso que solo se ve a mujeres dirigiéndose al bosque.

Una mujer es fotografiada llevando a casa la leña recogida del bosque. (Crédito: Hannah Reyes Morales).Una mujer es fotografiada llevando a casa la leña recogida del bosque. (Crédito: Hannah Reyes Morales).

Y la carga para prevenir los incidentes de violencia sexual se mantiene con las mujeres y niñas que reciben instrucciones de protegerse. Les dicen: ten cuidado de cómo actúas, cuida tu entorno. Y si puedes, no te aventures fuera del campamento.

Pero nada de eso protegió a Mut ni a otras mujeres como ella.

Por la tarde, las mujeres regresan al campamento desde el bosque, balanceando bultos de leña tan pesados como 60 kilos en sus cabezas. El peso físico no les molesta, están acostumbrados, dijeron, y no se compara con la carga psicológica de tener que ir al bosque.

Una niña corre dentro del campamento, el más grande de la capital. (Crédito: Hannah Reyes Morales).Una niña corre dentro del campamento, el más grande de la capital. (Crédito: Hannah Reyes Morales).

Mut ya no está entre ellos. Ella no ha regresado al bosque desde el ataque, y ahora vive de sus escasos ahorros, comprando leña a aquellas que aún se arriesgan.

¿Qué pasa cuando te quedas sin dinero? Miró fijamente la pared vacía de su casa de barro y se sentó erguida, su rosario turquesa balanceándose desde su cuello. Ella solo sabe que ni ella ni sus hijas volverán a aventurarse en el bosque.

"Preferiría morir de hambre", dijo.

Hruby y Reyes Morales fueron becarias de la Fundación Internacional de Medios de Mujeres 2018. El proyecto de reportajes As Equals está financiado por el European Journalism Centre a través de su Programa de Subvenciones para la Innovación en el Desarrollo. Haz clic aquí para ver más historias como esta.

Article Comments

West Lafayette
Clear
75° wxIcon
Hi: 83° Lo: 65°
Feels Like: 75°
Kokomo
Clear
76° wxIcon
Hi: 84° Lo: 66°
Feels Like: 76°
Rensselaer
Scattered Clouds
73° wxIcon
Hi: 84° Lo: 65°
Feels Like: 73°
Fowler
Scattered Clouds
73° wxIcon
Hi: 84° Lo: 66°
Feels Like: 73°
Williamsport
Clear
76° wxIcon
Hi: 83° Lo: 65°
Feels Like: 78°
Crawfordsville
Clear
68° wxIcon
Hi: 84° Lo: 66°
Feels Like: 68°
Frankfort
Clear
71° wxIcon
Hi: 82° Lo: 65°
Feels Like: 71°
Delphi
Clear
74° wxIcon
Hi: 86° Lo: 66°
Feels Like: 74°
Monticello
Clear
74° wxIcon
Hi: 88° Lo: 66°
Feels Like: 74°
Logansport
Clear
72° wxIcon
Hi: 82° Lo: 65°
Feels Like: 72°
A few storms possible.
WLFI Radar
WLFI Temps
WLFI Planner

Community Events